RADIO CON SABOR LATINO
FARÁNDULA

En nombre de los niños y los senos / El otro lado

Las violencias y sexualidades están en el ojo de los adultos. Ellos son los que le ponen el morbo.

El Canal Uno presenta ‘Sin tetas sí hay paraíso’ a las 8 de la noche y saltaron los defensores de los niños a decir que este programa no es apropiado para el horario familiar. 

Aparece ahí que nuestra sociedad es restrictiva, censuradora y moralizante en nombre de los niños. Estamos en la era de la ‘niñología’, o cuando los adultos, los políticos, el Estado, los maestros y los padres enarbolan a los niños para ‘lavarse su responsabilidad’ social. Y, ahí, culpar a la televisión es la salida fácil.

Está demostrado que los niños ven televisión todo el día. Luego establecer un horario infantil es anacrónico. Los niños son los mejores consumidores de medios, allí donde los adultos ven y gozan el morbo, los pequeños gozan y se concentran en las historias. Entonces, decir que los niños no saben ver televisión significa más bien que la sociedad en general y los padres y educadores no saben ver y gozar la televisión. Y si se quisiera limitar, deberían regularse, sobre todo, los noticieros que presentan exceso de sangre y semen; las secciones de farándula que sexualizan el cuerpo de la mujer; los concursos que venden carnes, senos y lenguaje morboso; las promociones de programas de la noche en horarios de la mañana y la tarde; los cuenta chistes morbositos. O sea, el asunto no es de una telenovela a las 8 de la noche, sino que toda la televisión es sexualizada.

Pero, además, regular los canales abiertos es anacrónico porque los niños ven poca televisión y viven en las redes digitales y las plataformas de video. Netflix, YouTube, Facebook e Instagram es donde los niños viven. Y estas no tienen restricción alguna para transmitir contenidos de alta sexualización. Entonces, no se ve sentido en ejercer el poder censurador con los canales de TV y no reglamentar los contenidos expandidos de todas las pantallas audiovisuales. Las violencias y sexualidades están en el ojo y la moral de los adultos, padres y maestros. Ellos son los que le ponen el morbo.

Entonces, lo que habría que hacer es que políticos, padres y educadores aprendamos a conversar con los niños sobre estos contenidos, no de una manera restrictiva, sino abierta.

La idea es aprovechar estos contenidos sexualizados para conversar con los niños y las niñas, comprender sus maneras de asumir el cuerpo y la expresividad sexual. No es censurando ni restringiendo que los niños van a construir conciencia crítica, sino conversando, dialogando. En todo caso, es raro que una sociedad que vende sexo, que promueve la violencia en las redes y en la política, que mercadea el seducir como estrategia de la felicidad… ahora decida que la culpa es de la televisión.

La censura habla del fracaso de quien quiere censurar. Dejemos a los niños tranquilos y asumamos nuestra responsabilidad como adultos. Los senos no son el problema, es nuestra incapacidad de conversar y generar conciencia sobre nuestro cuerpo y el sexo.

La página más salsera del mundo. Con Alejandro Gordillo El hombre más salsero del mundo
  •  
  •  
  • 165
  •  
  •  
  •  
  •  
    165
    Shares
  •  
    166
    Shares
  • 165
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  

Related posts

Música cubana para romper el coco

Gordillo Alejandra

El historial de abuso de los Jackson que desató el papá de Michael y acabó con la familia

Gordillo Alejandra

Niní Cáffaro y Rafael Solano protagonizarán “Romance Sobre el Jaragua”

Gordillo Alejandra

Leave a Comment

error: Content is protected !!
WhatsApp chat